Compartir

El brote de virus Zika de transmisión local detectado en julio pasado en Miami, el primero en el territorio continental de EE.UU., se ha extendido a su vecina playera, Miami Beach, una zona en la que el turismo genera 24 mil millones de dólares anuales.

El gobernador de Florida, Rick Scott, confirmó los cinco primeros casos, tres corresponden a turistas, detectados en una “pequeña área” de la ciudad, por lo que han comenzado “un combativo plan para la erradicación del zika” en esa ciudad, destino turístico mundial por su oferta de playa, sol y ocio.

Hasta el momento, en Florida se han confirmado 36 casos de Zika autóctono y dos focos de propagación, ambos en el condado de Miami-Dade: en el barrio artístico de Wynwood, en el centro urbano de Miami, y en la vecina y costera Miami Beach.

Scott precisó que los cinco casos de contagio del Zika en Miami Beach se circunscriben, según el Departamento de Salud de Florida, a un “área pequeña”, de tan solo 1,5 millas de diámetro, entre las calles 8 y 28, con el Centro de Convenciones de Miami Beach y la popular avenida de Ocean Drive dentro del radio de acción.

Durante una rueda de prensa, el gobernador se refirió a la urgencia de emprender en Miami Beach una “lucha eficaz” contra el mosquito portador del virus del Zika, el Aedes aegypti, para evitar su propagación a otras zonas de la ciudad.

No hay comentarios

Dejar una respuesta