Compartir

El delantero portugués Cristiano Ronaldo puede ser la baja más sensible para el Clásico entre el Real Madrid y el Barcelona, que se disputará en Miami el 29 de julio, en el marco de la International Champions Cup (ICC).

Cristiano y el Real Madrid tienen planeado que el goleador descanse completamente todo un mes, para luego realizar un trabajo de acondicionamiento específico durante 10 días antes de que juegue su primer partido de temporada.

Así lo reveló el diario Marca este viernes, que añade que el objetivo de que el jugador del Madrid llegue a tope al tramo final de la temporada como ocurrió en la campaña recién concluida.

Resulta que Cristano jugará en el mes de junio la Copa Confederaciones con Portugal, que comienza el 17 de junio y cuya fase de grupos termina el 24 de junio, con toda la probabilidad de que los lusos clasifiquen a las semifinales que se jugarán entre el 28 y 29 de junio.

Su grupo en dicho torneo lo componen Rusia, México y Nueva Zelanda por lo que debe alcanzar una de las dos primeras plazas y chocar en semis contra Chile o Alemania, que supuestamente ganarían la otra llave por encima de Camerún y Australia.

De llegar ahí, discutiría el tercer puesto o jugaría la final el 2 de julio.

Aún quedando eliminado Portugal, CR7 cumpliría el mes de descanso programado el 24 de julio y no tendría los 10 días de preparación previstos, sino cinco, por lo que de jugar el Clásico de Miami incumpliría el plan trazado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta