Compartir

El coronel Carlos Ramón Piccini Núñez acudió hoy con sus abogados ante la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), donde es interrogado en torno al denunciado soborno de 3.5 millones de dólares que habría pagado la Empresa Brasileña de Aeronáutica (Embraer) en el país para obtener los contratos de venta de ocho aviones Super Tucano adquiridos por el Estado dominicano por US$93.6 millones.

Piccini cumple prisión preventiva por este escándalo de corrupción, en el que además se involucra al exjefe de las Fuerzas Armadas mayor general (R) Pedro Rafael Peña Antonio, y los empresarios Daniel Aquino Hernández y Daniel Aquino Méndez, a quienes también les fueron impuestas medidas de coerción consistentes en prohibición de salida del país y presentación periódica.

El presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, había pedido que tanto a él como al resto de los senadores que aprobaron el contrato se les investigara y que se procediera judicialmente si se encontraban evidencias de irregularidades.

El grupo es acusado por la Procuraduría de violar varios artículos del Código Penal de la Ley sobre Soborno en el Comercio y la Inversión y la antigua legislación sobre Lavado de Activos.

Los ocho aviones Super Tucano fueron comprados en 1999 durante el Gobierno del expresidente Leonel Fernández por un monto de 92 millones de dólares a la Empresa Brasileña de Aeronáutica.

Los aviones fueron adquiridos por el país para fortalecer la vigilancia y la lucha contra el tráfico de drogas.

El Gobierno de Estados Unidos, de acuerdo al entonces embajador James Brewster, confirmó que había una investigación abierta por el supuesto pago de un soborno a funcionarios en el país.

No hay comentarios

Dejar una respuesta