Compartir

El ataque de los Warriors fue demasiado para la defensa de Miami que muy poco pudo hacer para evitar una derrota ante los campeones de la NBA.

El equipo de Golden State apoyado en su tremenda artillería se impuso 123-95 al quinteto de Miami, dejando bien clara la enorme diferencia que existe entre ambos conjuntos.

El Heat (11-12) solo compitió en la primera mitad, pero de nuevo su defensa colapsó en el tercer cuarto y eso lo sacó del juego. Ni siquiera su segunda unidad pudo hacer nada ya que el entrenador de los Warriors (18-6) Steven Kerr siempre mantuvo a dos de los titulares sobre la cancha.

No hay comentarios

Dejar una respuesta