Compartir

El Real Madrid por fin tuvo el ansiado día tranquilo en el Bernabéu. Algo que buscaba desde hace tiempo y que encontró porque volvió a tener fútbol y velocidad con Lucas y Asensio, pero sin querer quitarle méritos al Madrid, también los blancos deben agradecerle al Sevilla haber vivido un sábado tranquilo en casa. El equipo andaluz fue el perfecto invitado, el que lleva los postres, la bebida o un regalo para el anfitrión, en este caso, el Real Madrid. Buena muestra de eso fue que el primer disparo a puerta del Sevilla fue en el minuto 52 de partido cuando el resultado era de 5-0.

No hay comentarios

Dejar una respuesta