Compartir

Un comerciante mató a tiros a su hijo de tres años y se suicidó, hecho que ocurrió en el Barrio Nuevo, Sabana Perdida. Las víctimas son Rubén Aquino, de 32 años y el niño Randy Aquino.

De acuerdo a Ismael Aquino, hermano del homicida- suicida, este fue como de costumbre la tarde se ayer a buscar al niño a la casa de la madre del infante, de la cual estaba separado hace un tiempo. Narra que tras recoger al niño lo trasladó en una motocicleta hacia un lugar apartado de Sabana Perdida conocido como “La Islita”, donde cometió el hecho.

Rubén Aquino era comerciante en el Mercado Nuevo de la avenida Duarte, Distrito Nacional. Los cuerpos aún permanecen en el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) del hospital Marcelino Vélez Santana, de Herrera.

No hay comentarios

Dejar una respuesta